2 de agosto de 2015

Reseña: El abuelo que saltó por la ventana y se largó



Nombre: El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Autor: Jonas Jonasson

ISBN: 978-84-9838-416-1

Editorial: Salamandra

Nº de páginas: 416 págs.

Resumen: Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan se sube sin pensarlo dos veces, con la maleta ajena a rastras. Aún no sabe que el joven es un criminal sin escrúpulos y cuál es el contenido de la maleta. Pero Allan Karlsson no es un abuelo centenario cualquiera... y en poco tiempo, tras una alocada aventura, pone todo el país patas arriba. Jonasson urde una historia extremadamente audaz y compleja, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Allan Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, con todo un siglo a sus espaldas, que no teme a la muerte, ¡ni al crimen! Un anciano centenario que no está dispuesto a renunciar al placer de estar vivo.

Me regalaron este libro en Navidad y, hasta hace cuestión de poco, no terminé de leerlo. No es porque se me hiciera pesado o sea difícil de leer, sino porque he estado super ocupada. Y, aun así, cada vez que lo cogía, aunque podía haber pasado un mes sin leer una página, me podía ubicar muy fácilmente entre sus páginas. No todos los libros consiguen que no me pierda incluso leyéndolo tan "a trozos".

La historia de Allan Karlsson es increíble, puede que a veces peque de inverosímil, pero aun así me ha encantado. A través de él hacemos un recorrido por el siglo XIX de manera global. Hay que saber algo de historia antes de leer este libro porque, sino, muchas personas no podrán sumergirse entre sus páginas bien. Si estáis estudiando historia contemporánea este libro os ayudará a reforzar vuestros conocimientos. 

Dentro de lo que he mencionado de su historia, Allan me parece un personaje muy completo, con matices reales que hacen que le cojas cariño a ese anciano que un día decidió mandar todo a tomar viento e irse por ahí. Hay detalles que me parecen adorables porque me hacen pensar en mis abuelos, como las «meadillas». 

Es un libro con el que me he reído muchísimo, porque tiene detalles absurdos y algunas metáforas muy cómicas. Porque sí, aunque la novela es nórdica no es la típica novela negra, al contrario.

También hizo alegremente experimentos en la cantera de grava que había a las afueras del pueblo; en una ocasión tan alegremente que la vaca del vecino más cercano, que vivía a dos kilómetros de distancia, sufrió un aborto. Allan, sin embargo, nunca llegó a enterarse, porque, al igual que el mayorista Gustavsson, el vecino le tenía un poco de miedo al hijo chiflado del chiflado de Karlsson.

Finalmente, llegó a un acuerdo con el vendedor del animal, aunque no antes de haber convencido a éste de que su hija no entraba en el trato. De hecho, Allan llegó a considerar lo de la hija. No por razones puramente copulativas, pues no conservaba esa clase de instintos, que se habían quedado en la mesa de operaciones del profesor Lundborg. No, era más bien la compañía lo que lo tentaba. Pero, puesto que la hija sólo hablaba un monótono dialecto tibetano-birmano del que era imposible entender nada, pensó que, en aras del estímulo intelectual, sería lo mismo hablar con el camello.

Si bien el resto de personajes llaman la atención por su particularidad, para mi gusto nadie le ha llegado a la suela de los zapatos a Allan, ese anciano que no quiere saber nada ni de religión ni de política.

En resumen, es un libro que logrará transportarte al siglo XX con una naturalidad pasmosa, aderezado con unos toques de ironía y un poco de humor negro que no lo hace sino más divertido de leer. Es perfecto para pasar un buen rato y muy fácil de leer.

Mi puntuación del 1 al 5 es: 5.

10 comentarios:

  1. No habíaooídode este libro pero suena bien , me lo apuntaré, gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por comentar, Ainigriv.
      ¡Un beso! ❤

      Eliminar
  2. He leído pocas reseñas pero todas eran positivas. Aún así a mí no me llama la atención. Un beso.
    PD.: vengo de la iniciativa TCT

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguida quedas en el blog, Almudena.
      ¡Gracias por pasarte! ~

      Eliminar
  3. Lo tengo en mi lista de libros pendientes de lectura y ahora tengo aún más ganas de leerlo :) ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. ¿Verdad? Yo pensé lo mismo. Su título es arriesgado, atrevido y, sin duda, llamativo.

      Eliminar
  5. jajajajaja vi el titulo y me mori de risa, es gracioso y el señor de la portada tambien se ve gracioso xD..
    Aun asi me llama la atencion :D
    Saludoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, el título me influyó muchísimo a la hora de pedirlo. ~
      ¡Nos leemos!

      Eliminar

Agradezco que deje un comentario, pues los comentarios son lo que le da vida a un blog. No obstante, ruego que no haga spam ni deje links directos.
¡Gracias de antemano!